aforismes interins

dilluns, 9 de novembre de 2009

dialogos

Álmenon o conócete a ti mismo y déjame en paz!


Un caluroso día veraniego en el ágora ateniense, como tantas otras tardes, Sócrates reposa en una columna endormiscado, mientras un transeúnte se le acerca y le dice...

Álmenon - Saludos, ¡Sócrates! – Éste hace un gesto con la mano, como queriendo saludar - ¿Se puede aprender la virtud, Oh Sócrates?

Sócrates - Mira chaval, este no es buen momento. Me has jodido, ¿entiendes? Joder!, ¡por Zeus!, porque no vas a ver si hay algún sofista por ahí que te de un par clases, de esas rápidas, anda. - mientras vuelve a su postura inicial.

A - ¡No hombre!, las gentes de Atenas dicen que lo que tu explicas es mas guai. Además ya estas hablando conmigo, y se de buena tinta, que no puedes rehusar, por tu reputación, una pregunta de tal índole, así como así, ¿verdad filosofo? ¡Te pagare el doble que a cualquier sofista!

S - Me estas cansando, chaval. ¡Guárdate tus asquerosas monedas! Con quien crees que estas hablando, ¿con el coñazo de Protagoras y su trole de gilipollas? Además, ¿Quien coño te ha dicho a ti eso? ¿Confías a menudo en lo que dice la gente de Atenas? Que te quede claro niño: ni filósofo, ni leches. Y de la virtud, que tanto te interesa, no tengo ni puñetera idea y menos aun esclarecer si se puede aprender o no, o siquiera si es algo en si. Desde luego la virtud de tocar los cojones, si debe existir, ya que tu has resultado ser un virtuoso. Vete a que te la pique un pollo, ¿quieres?

A - ¡Tienes la virtud del toro bravo! al intentar desmontar a su jinete, cuando se te pregunta. Pero aun así, se que sabes que coño es la virtud y que podrías decírmelo sin problemas, ¡Oh, por Zeus!, tal es tu reputación de hombre sabio entre los hombres.

S - Si joder y ahora hazme la pelota también. ¿No has oido lo que dice la sacerdotisa Pitias en Delfos? ¡Conócete a ti mismo! ¿Por que no inviertes V asquerosos minutos de tu tiempo en preguntarte a ti mismo, algunas cosas, la virtud entre ellas; pensamientos que sin duda te llevaran en tu camino de aprender algo sobre el mundo, y dejas que siga haciendo mi siesta en paz, joder!



Telémaco o sobre la espera
Otro soleado y probablemente asqueroso día de verano, nuestro amigo Sócrates, reposa de nuevo sobre una columna, mientras pajarea sin interrupciones. No por mucho tiempo. Pues, en esto, que se le acerca un joven ateniense, de nombre Telémaco (si, me recordarán de alguna narración homérica) y se dirige a el con una pregunta:

TELEMACO– ¡Oh Sócrates!, ¿crees que vale la pena esperar al tiempo, o quizá que sea mejor actuar e intentar cambiar los acontecimientos?

SOCRATES – Joder, ¡por los dioses! ¿Es que tengo que solucionar los problemas de media Grecia? ¡No sabéis hacer nada sin mí! A ver, ¿que cojones dices que te pasa?

TEL – Gracias ¡Oh gran filósofo! me retuerzo en mis pensamientos intentando dilucidar si es mejor la espera o la acción, y pensé en acudir al tío más sabio del ágora, y todos me dijeron, ¡Vete a preguntarle a Sócrates, anda!

SOC – ¡Simpáticos estos Atenienses! En fin, vaya mierda de pregunta, por cierto, que tonto eres si tienes que preguntarle a alguien sabio sobre el tiempo. No me extraña que te enviaran a terceros, con semejante estupidez.

TEL – Como puedes decir eso, ¡Oh Sócrates!, ¡si es la discusión entre la acción o la reflexión sobre la que te pregunto! No es acaso eso, filo-Sofía, ¿eh?

SOC – Filosofía, filosofía... Menudo mentecato estas tu hecho. A eso se le llama sentido común. Filosofía no es preguntarte algo los domingos por la mañana. Se supone que es desarrollar el gusto por la discusión, por la navegación a través de la conversación.

TEL – Bueno, bueno, filosofo, no te vayas por las ramas y dime que coño debo hacer.

SOC – Si te pones así, lo que debes hacer es irte a tomar por el culo. ¿!Porqué me tocarán siempre to'los colgaos de Atenas..?¡

TEL – Joo, yo quería que me aconsejaras con esos consejos tan guais que dice Platón que das a los ciudadanos.

SOC – ¿!Ves como eres un crío?¡ ¿Que no adviertes, ¡Oh bendito tontolaba!, antes de preguntar, que la primera de las opciones que propones, esta ya incluida en la segunda, si fueras inteligente y actuaras como debieras? Pues se debe actuar cuando se va a obtener algún bien, y no hacerlo, cuando el mal es el producto de tal acción. ¡¿No te parece obvio, joder?!

TEL – ¡Ui, me he perdido! ¿Que coño quieres decir con eso?

SOC – ¡Joder! Que si tuvieras dos dedos de frente como para reflexionar, cosa al parecer improbable, te darías cuenta que la espera no es otra cosa, si es que ha de servir para algo, que la reflexión sobre alguna acción. Así, es estúpido lo que me preguntas, pues, ¡por los dioses!, ¡como va a ser mejor actuar que esperar!

TEL – ¡Ah! ¡Ya lo entiendo! ¡Hay que esperar para actuar!..ae pero eso parece cobarde y poco molón. ¡Vaya mierda de sabio! ¡Yo no quiero esperar, quiero actuar!

SOC – No seas imbecil, Telémaco. ¿No es esperar y reflexionar lo que debes, si obrar bien es lo que quieres, ¡joder!? ¡Y dicho así de molón y todo, oyes!

TEL –  ¬_¬

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada