aforismes interins

dijous, 7 de gener de 2010

ecos de sociedad: un-do

Hace tiempo que pienso en un concepto que conduce ciertos aspectos de la vida y del arte que me gustaría comentar. El concepto de deshacer. Le daré unas cuantas vueltas a modo introductorio y denotativo. Un esbozo.

Deploro ciertas artes contemporáneas, cómo el vídeo o la música o el diseño o la ilustración por una simple razón y es que incluyen una opción nueva para el mundo. La vuelta atrás. La memoria intangible. El control de los momentos en el tiempo bajo la capa de la memoria informática. Deshacer. No es que no sea bonito, no. Pero en la vida no existe esa opción. La ha creado el hombre en su propio distraer, para su benevolencia y admiración, para su ingeniería, para su desarrollo. Pero en algo esta equivocado. En la vida no se puede deshacer, sólo podemos soñar con ello. La idea misma de deshacer facilita demasiado las cosas. En arquitectura se puede diseñar, pero una vez construyendo no se puede deshacer. Se pueden tirar cosas al suelo y volver a construirlas, sin que se note si queréis. En la pintura no se puede deshacer. Se puede borrar, lo que conlleva, la mayoría de veces, borrar lo anterior, lo más profundamente hincado en la tela o el papel, pero no volver atrás en el tiempo. Y creo que es importante para comprender la vida y el arte. Arte como algo real. La conquista de la naturaleza, no de lo humano.

No me quejo, no es esto un lloriqueo, deshaced todo lo que queráis. Yo voy a intentar captar el contacto con la originalidad de la experiencia e intentar fundirla en mi actitud. ¿Cómo sino mejorar?

Preguntadle a un músico si quisiera volver atrás antes de cometer el error. Os diría, probablemente, que sí, en un concierto, no en su casa, pues él/lla, en el fondo, practica el error para eliminarlo. No quiero saltarme los errores sino estudiarlos para aprovecharlos o no tener que cometerlos en futuras ejecuciones. Eso pienso. Sino, ¿de qué serviría el ensayo?¿qué aprender?

Alguien podrá decirme: cualquier artista puede volver a empezar una obra, deshacerla y volverla a hacer. Y quizá el rollo arquitectura no ha sido suficientemente bien explicado. Para mí, en mi cosmogonía, eso sería imposible. Sólo existe una obra, una tela, que deba albergar un único motivo, sea cual fuere, aunque fuera éste malo o turbio o confuso o inconcluso. Cada tela es una realidad, cada papel, cada pared. Nunca se puede memorizar ni volver a formar todo. Porque estas artes a las que me refiero son orto-naturalis, siguen la razón o sin-razón de la naturaleza. Están hechas con ella. Los pequeños detalles, las grietas, las estocadas, los brochazos, no se pueden duplicar, representar, son perspicazmente reales.

En estas artes digitales se provee al hombre, al creador de la posibilidad de la memoria de acción, historial de acciones, y se puede volver atrás no en el tiempo, sino en la ejecución, 2 clicks antes, 2 opciones antes. Esto sirve muy bien para realizar proyectos perfectos. ¿Pero es ésta acaso la ambición del ser humano?

A no ser que hablemos de producto, acabado, bien acabado, bonito, arte a lo actual. Diseño gráfico.

Como antes decía, la perfección es una ambición humana, sólo en lo humano puede triunfar. La, si me lo permitís, trascendencia, es logro de lo natural. No es el gusto de los humanos, no es solo asunto suyo sino algo que concierne a la naturaleza entera. Cuando un hombre convierte un trozo de madera en una flauta la naturaleza, en sus vetas, en su persistir en el ser, obra con él.

Nuestra cultura es de niños, se glorifica ahora la perfección porque está al alcance de lo humano.

Focalizar el error, trabajarlo, ofrecérlo como desviación, inicio, punto y aparte. Controlar el error. Usarlo, siquiera, para crear cosas más bellas de las que nos han dejado los que existieron antes que nosotros.

No me expreso con la claridad que deseo. Esbozo queda.


otros diran que aun con todo
la personalidad es inimitable e insustituible
si eres bueno con desahcer seras mejor

pero si eres malo
por mucho deshacer

seras igual de malo


No os dejéis seducir, niños y niñas, por la facilidad del lado oscuro del deshacer. Aprended! Floreced!

De todos modos me dejo apuntado un hilo para otro tema.

En metafísica ha triunfado la idea de que lo pensado/pensante puede llegar a ser material, y la prueba son las computadoras, lo digital, lo pensado, creado según ideas que se mantienen flotando entre electricidad mientras las trabajamos con el ratón.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada