aforismes interins

diumenge, 3 de gener de 2010

Un pequeño cuento inconcluso

Artista cabrón y otros relatos


Muy corto, ya veran.


Hoy quisiera hablarles de la figura de El Flautista de Hamelin en la cultura. Documentada por los Hermanos Grimm, aunque nadie sabe quien la inventó. Su impacto y calibre. Hay varios puntos interesantes. Ya verán. Primero el contexto. Hamelin, pueblo serio, trabajadores, gente normal que rehuye los problemas con soluciones como un puto flautista. Que seriedad pueden tener como juez. Son la consciencia.

Segundo: las ratas. Bueno, de las ratas hablaremos más tarde. No se preocupen.

Ahora hablemos de la figura del flautista, un artista, sagaz, inteligente, al principio, que salva a la gente de la plaga de ratas. Perfecto. Mr. Popper. En ese momento, de jovial traspaso comercial, de la mística del verbo hecho carne. Cuando alguien reclama por su esfuerzo y dedicación, algo como el dinero. Es pura alquimia. Pero esto no es del cuento, así que os diré que, joder, de hecho el tío lo hizo bien. Llegó, vio y se llevo las ratas tocando su flauta hacia el río en el que murieron ahogadas horas más tarde. ¿Pero, es un artista o un vendedor de remedios milagrosos a domicilio?

Pero el pueblo rehúsa la magia de la alquimia y rechaza pagarle. Y aquí atención, la parte interesante, él, decide súbitamente y por pura venganza, tocar su flauta atrayendo esta vez, como tercer elemento clave de la historia, a los niños y niñas del pueblo.

Ya lo tenemos todo. Pueblo, el terrorista, malvado, bandido, sin vergüenza, canalla, bribón y a los preciosos niños abducidos por el rock'n'roll o algún tipo de psicodelia strogonof.

Entonces el espectador contempla como los niños avanzan por el pueblo enloquecidos siguiendo al flautista cabrón hacia él y los secuestra en pago por sus servicios prestados. Los secuestra y nadie sabe donde van los niños. Fíjense. Algunas versiones modernas cambian el cuento y cuentan que él flautista y el pueblo llegan a una cuerdo y todo finaliza bien. Pero, ¿donde van esos niños en la versión original? Volveremos a eso más tarde, pero ahora:

¿Porqué pintan tan mal a este personaje?

¿Qué les ha hecho?¿Una solución tan rápida no sirve?

Llevarse todas las ratas de una vez no sirve, no quieren pagarle. Que querían, ¿que las fuera llevando de una en una?

Quiero decir, joder, en este cuento eran todos unos hijosdeputa, el pueblo por cabrón, el flautista terrorista internacional con sede en akistan. Los niños atontados.

El problema del Flautista de Hamelin es que, efectivamente, era caro, encima, el cabrón.

¿Porqué, sino, no le pagaron sus honorarios?

Y todo esto ya hace un post demasiado largo, así que seguiré. Los que crean en la extensión tipo post usada en Internet que dejen de leer después de la señal.

Su impacto en la cultura me parece merecedor de un estudio serio. Por lo menos dibujar cuatro lineas sobre ello. Creo que un pueblo que rechaza al artista no es tan raro. Es más o menos el actual, el de siempre. ¿A cuanto el quilo de cuadro?

El flautista parece más bien un ingeniero en este cuento que un artista, ¿no creen? Sigamos en: El Flautista de Hamelin. Documentada por los Hermanos Grimm, aunque nadie sabe quien la inventó.

Qué intenta decirnos el cuento. ¿Un fontanero exterminador con un método de ultrasonido comprado en un bazar chino? Super Mario Bros. quería demasiada pasta por rescatar a la princesa.

¿O bien es la figura del artista? Que ofrece su música y la única alegoría pestilente aunque interesante es la del autor de ofrecer el exterminio de las ratas que envenenan la ciudad como pintura de lo que el arte hace al hombre. Como si eliminara de él sus ratas que comerían todas las flores y harían pis contra los rosales.

Una neta metáfora del arte, de esa capacidad oxigenadora, si me lo permiten, de limpiar el alma. ¿Y, nosotros, que se supone que somos el pueblo y también sus niños, ni debemos dejar de pagar por el arte ni debemos dejarnos engañar por su belleza hasta el secuestro? No podemos dejarnos ni manipular por él pero tampoco debemos dejarlo de lado puesto que lo necesitamos. El arte como limpieza necesaria del hombre.

Seguimos en El Flautista de Hamelin. No lo olviden. Documentada por los Hermanos Grimm, aunque nadie sabe quien la inventó.

Que pasa en este cuento, a ver. Ni neveras, ni televisores, pero la gente no quiere pagar por la limpieza de su alma. ¿Es esto una defensa de SGAE?

¿Se trata el cuento de pagar o no pagar por el arte?

Digamos que es un cuento para niños y niñas, guapetones todos, ¿qué quieren decirles a los niños?

Paga por tu arte. ¿No jodas a las estrellas del rock? ¿No te fíes de nadie que haga toque música por la calle? No confíes en el arte. No te fies del arte que te enseñara otra moral, desobedecerás a tus padres, oirás música cuanto más extraña mejor. Querrás rebelarte contra todo. Querrás todo y no podrás nada. Serás estúpido, engreído e inexperto total. Es lo que querían avisarles a los niños en este cuento, que yo sitúo en una época post-industrial.

Este es otro tema interesante. La fecha del cuento. Siglo XII-XIII. Meeec. No es post industrial

Pero de todos modos, los hermanos Grimm, documentaron el texto con varias versiones. Como dije, una los niños vuelven a casa, otros de los niños no se vuelve a saber más nada. Otra se salvan niños cojos o ciegos, según la fuente, que avisan de la situación geográfica de los niños y en algunas consiguen encontrarlos, en otras, la ceguera o cojera de los personajes hace imposible su rescate. Ni con helicópteros.

Algunos historiadores dicen que la alegoría sirve para explicar las migraciones necesarias, a través del rapto indiscriminado, para las guerras de expansión al sur de Alemania.

Ahora se utiliza como figura folklorica, 725 años del Flautista de Hamelin, y se representa como un bufón y su flauta encantadora.

En definitiva. No es la usual pero quise presentarles la figura del flautista de Hamelin, según mi visión, cómo metáfora del artista, músico, atractivo, ensoñador. Además qué moderno, señores, que los niños se vean atraídos por la música. Es siglo XII pero ya es post-industrial. Migraciones. Ocupación. Música reclamo, PUBLICIDAD. Rock'n'Roll, neo-sociedad industrial, consumista.

No escuchéis a la industria, porque quizá el flautista sea la industria, que quiere llevaros con vosotros apartándoos del regazo de vuestro pueblo. ¡No vayáis a la ciudad!¡No vayáis a la fábrica!

Pero quizá sea eso, quizá no.

Sigan con nosotros en: El flautista de Hamelin. Documentada por los Hermanos Grimm, aunque nadie sabe quien la inventó. Realmente.

Ese artista se ve envuelto en una esfera de intrigas, impagos, rapto, tortura, extorsión y venganza. Una telenovela, vamos.

Si es la figura del artista, la del flautista, se ve impagado por el pueblo y se supone que se ve obligado a la extorsión o quizá reclama sus derechos sgae y los demás descargan mataratas gratis por internet.

Sino el artista incomprendido con metáfora roedora incluida.

Las ratas. ¿Qué són las ratas? ¿Ese cuerpo de enfermedades del organismo? Quizá el flautista sea un médico.

¿Rehuyen la figura del medico en el cuento de Hamelin?

Si es un artista, este flautista, ilustra bien una reacción de la sociedad. Por atrayente, por efectivo, por bello o quizá por impalpable e imperecedero, marchito; se ve rechazado por el pueblo, que cree no necesitarlo, en realidad.

Y no sé qué más decir ya sobre este asunto.
Si has llegado hasta aquí, felicidades. Deja un comentario, que se vea lo friqui que eres.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada